LOS SEISIETE en Wurlitzer Ballroom

El 10 de febrero de 2018 dieron su primer concierto los Seisiete en el Marula, acompañados de los gallegos Santos Morcegos (banda a la que ellos facilitaron tocar en Madrid). Recuerdo todavía los nervios y la emoción de Nacho y Carlos. Su pasión por esta música pudo con todos los impedimentos.

En estos casi dos años, se han sucedido sus conciertos. En junio de 2018 en el Blackbird, acompañados de un Tiki de atrezzo que se vino conmigo a casa. En abril de este año, les pudimos ver en el Mercado Tirso de Molina, ya con el que es su guitarra actual (junto con Nacho), Fer, cuya incorporación supuso un importante salto de calidad en la banda.

En las fiestas del Dos de Mayo tocaron en la puerta del Tiki Chateau en sesión matinal, con gran éxito de público, en el que fue concierto curioso por el marco y los asistentes. En junio actúan por primera vez en el Fun House, en el Mad Surf Stomp Festival, compartiendo escenario con los Winston Lobo y les Panches Surfers, y festival con Surflamingo, Daytonas y Llobarros. Al poco tiempo repiten marco junto a Albert Ginés y sus Oceánicos y los mexicanos Sonoras (la gran sorpresa del Surfer Joe).

En septiembre, minigira por Galicia pasando por el Rock & Long Festival y por As Pozas A Guarda.En Noviembre presentación de su primer disco en Delia Records en una matinal con gran éxito de público.

Y la semana pasada, acompañando a Swampig en su concierto de fin de gira, se presentaron en la Wurlitzer, una de las pocas salas importantes que les quedaban.

¿Y cuál es la enseñanza que encierra esta trayectoria en tan breve tiempo, queridos niños? Pues que sí, que a día de hoy todavía se puede montar una banda de surf en pleno siglo XXI, que se puede gustar al público y que se puede tener éxito. Pero que sin pasión y sin ilusión no se debe ni intentar. Nacho y Carlos (sin olvidar a Jesús) tenían estas dos cosas y han ido logrando sus metas y embarcándonos a todos en esta aventura de cuyo éxito nos alegramos.

Que vengan más exitos que ellos les estarán esperando.

Juanita Banana en Wurlitzer Ballroom

Después de ver a los Coronas nos fuimos a ver a las Juanita Banana ¡y vaya acierto! Tremendo ambiente , calorazo como en todo concierto que se precie y mucho bailoteo. Y las Juanita Banana dándolo todo, con temazos instrumentales como Reset y Potasio, de lo mejorcito que he escuchado últimamente en el panorama español y que aparecen en su nuevo disco, que merece muchísimo la pena.

Diversión con calidad, mezcla perfecta.

Les Agamemnonz en Wurlitzer Ballroom

Elegantes, finos, perfeccionistas, exquisitos, y todos los adjetivos que quieras poner. Porque este es, para mí, el grupo del momento en la música surf. Y el público del Wurlitzer  quedó encantado y también sorprendido con las canciones de los franceses, con sus melodías y su presencia en el escenario. Derrochando simpatía corroboraron en Madrid lo que ya habían conseguido en el Surfer Joe, colocarse en lo más alto del Olimpo de la música surf.

 

The Longboards en Wurlitzer Ballroom

El concierto del Wurlitzer fue enérgico, vibrante, lleno de contratiempos y por ello más intenso. Pero dejemos  la música aparte un momento. Aunque Alfredo, Jordi y Ander no supieran tocar ni unas miserables castañuelas, eso no cambiaría la impresión que me han causado después de coincidir tres veces con ellos este año. Tres ocasiones llenas de risas, cervezas, sudor y testosterona. Tres tíos íntegros de los pies a la cabeza. Tres amigos que me quedan para siempre. Y que además tocan de puta madre, y tienen unos temas tremendos que levantan de su tumba a un muerto. Aunque eso deberíais comprobarlo por vosotros mismos la próxima vez que los tengáis a tiro. No es una recomendación, es una obligación. Y de paso os tomáis una cerveza con ellos a mi salud.

Vídeo de Longboards en Madrid