The Longboards en Wurlitzer Ballroom

El concierto del Wurlitzer fue enérgico, vibrante, lleno de contratiempos y por ello más intenso. Pero dejemos  la música aparte un momento. Aunque Alfredo, Jordi y Ander no supieran tocar ni unas miserables castañuelas, eso no cambiaría la impresión que me han causado después de coincidir tres veces con ellos este año. Tres ocasiones llenas de risas, cervezas, sudor y testosterona. Tres tíos íntegros de los pies a la cabeza. Tres amigos que me quedan para siempre. Y que además tocan de puta madre, y tienen unos temas tremendos que levantan de su tumba a un muerto. Aunque eso deberíais comprobarlo por vosotros mismos la próxima vez que los tengáis a tiro. No es una recomendación, es una obligación. Y de paso os tomáis una cerveza con ellos a mi salud.

Vídeo de Longboards en Madrid

 

Los Daytonas en HDC 843 Rockin Fest

Y el domingo, turno para los Daytonas. Con otro bajista diferente y sonando muy bien en su primera ocasión en que actuaban a cielo abierto. Ante bastante público fueron desgranando temas antiguos, nuevos y clásicos, temas western, exótica, clásicos de sus queridos Shadows, una versión del Questioningly de los Ramones,y alguna primicia del que será su próximo disco y que esperamos con grandes expectativas. Todo un éxito que dejó muy satisfecho a un público en gran parte no muy acostumbrado a la música surf. Además, tuvieron el bonito detalle de dedicarnos a mi mujer y a mí un temazo.

 

 

 

 

 

 

David Marks & Els A-phonics

David Marks, el “Beach Boy perdido”, se presentó en la Sala Galileo con una banda de muchísimos quilates, Els A-phonics con el refuerzo de Fernando Pardo. Ante una sala a rebosar, y con un público entregadísimo de todas las edades, fueron cayendo temas clásicos de los Beach Boys, (que enloquecieron a los asistentes) como Surfin’ Safari, Surfin’ USA, o Barbara Ann, clásicos de otros grupos también interpretados por los Beach boys como Summertime Blues o Do You Wanna Dance, y algunos de la época de los Marksmen como la tremenda Sheriff of Noddingham.

En suma, una oportunidad de oro para ver a una leyenda viva, y además comprobar que la música surf, representada por los A-phonics y Fernando Pardo, goza de una buenísima salud con relevos de calidad, y si se le da una oportunidad y se hacen las cosas bien, tiene mucho tirón y un numeroso público potencial.

The Mullet Monster Mafia en Surfer Joe (#8)

La banda brasileña  ofreció en Livorno una respuesta brutal a la típica pregunta “¿qué es la música surf?” y distinta a la también típica de “como los Beach Boys pero sin cantar”

Formada en 2009 en Piracicaba (Sao Paulo), presentan una amalgama de surf, punk y trash metal que es original, fresca y rompedora. Reconozco que no es apropiada para todos los oídos, especialmente para los más puristas, pero es esta senda que abren los brasileños lo que puede hacer de la música surf algo poliédrico que puede atraer a nuevos públicos e inyectar sangre joven a la escena instrumental.

Los que como yo nos hemos criado con los acordes más salvajes del punk y el rock and roll, (y no nos avergonzamos), agradecemos que de cuando en cuando los tonos negros y la cerveza se abran paso entre camisas hawaianas y exóticos cócteles.

 

Los Venturas en Surfer Joe (#7)

El viernes les tocó el turno a Los Venturas. La banda belga se presentó con un cuidado y elegante vestuario alejado del típico atuendo de las bandas surf. Lo mismo podemos decir de su música, que no solo por la inclusión de un órgano, sino también por un enfoque alejado de encasillamientos y abierto a variadas influencias, les permitió ofrecer un concierto que fue original y diferea nte al resto. Muy lograda la puesta en escena, el merchandising y la imagen en general del grupo. Muy recomendables si quieres explorar otras facetas de la música instrumental

A destacar que su álbum, “Miles High”, el club de los que han tenido sexo en los aviones, iba acompañado de reparto de preservativos y la “posible” participación en un concurso en el que si explicas tu “entrada” en tan selecto club puedes ganar una entrada para uno de sus conciertos. ¡A animarse!

 

Durango 14 en el Mercado de Motores

Dos años después de su primera aparición en el Mercado de Motores de Madrid, Durango 14 volvieron en junio como una banda más hecha y madura, con un repertorio mucho más variado, con canciones que tocan todavía más estilos, con una imagen más contundente, y un sonido muy personal y distinguible. Da igual dónde y cuándo les pongas a tocar, lo van a hacer con la misma energía, ganas y profesionalidad. En este caso bajo un sol de justicia y a la hora en que la gente pensaba en irse a comer. Y aún así, los que pasaban y se quedaban a escucharles tuvieron un estupendo y genuino bautismo en el inimitable “Surf & Roll Espeso”

Aprovecho para dar las gracias a la organización porque a la vez que hacía las fotos cogí un “morenito obra” que ni en la mejor playa de Marbella

 

 

 

 

 

Demon Vendetta en Surfer Joe (#6)

Y entonces llegaron Demon Vendetta. Los franceses ofrecieron  una muestra de una de las sendas por dónde va el surf en la actualidad. Aun reconociendo que yo cuando veo calaveras sobre un escenario pierdo la objetividad, para mí la más fresca y sincera de las diferentes formas de entender la música surf. Y la que podría estar más cerca del éxito de público y ventas. En Livorno consiguieron que la gente saltase y bailase como locos, algo que a veces se echa de menos en la música surf. Sus vibrantes y acelerados temas silenciaron el ruido de las camisas hawaianas que se rasgaban lejos del escenario. Porque como dice uno de sus temas,”los surfers de verdad visten de negro”.