LOS CAPITANES en Fun House

Dos tazas de buen ron en vez de una nos echamos al gaznate en la vuelta de Los Capitanes a los escenarios, porque la primera travesía en su barco nos dejó con ganas de surcar más olas. Magnífica la progresión de esta banda que no ha perdido el tiempo y, además de la incorporación de la capitana Amalia a los teclados, presentó nuevos temas, un mejor sonido, con muchos más matices y contundencia. Por lo demás, sin cambios. El cachondeo, el mismo. El destilado, de calidad. Las gorras, inmaculadas. El timón, al frente. El rumbo, hacia el horizonte

GENERADOR en Fun House

De su primer y exitoso concierto post-pandémico en Alcalá directamente al Fun House. E idéntico éxito. Dos pases en domingo, mañana y tarde, y todo vendido. Ni el calor sahariano puede con la gente que viste de negro.

Aunque la hora sea tan intempestiva como la una del mediodía, se hace realmente difícil aguantar sentado en un concierto de esta banda, cuyos conciertos son a tumba abierta. Conexión con el público desde los primeros acordes y un trallazo detrás de otro. Junto a temas de discos anteriores, los de su nuevo “Generador a Go-Go Volumen 2” (precedente “obvio” del ya esperado futuro volumen 1) y que incluye un tema instrumental (“Rancho Nocturno”) de mucha categoría y al que han prometido darle más oportunidades en el directo.

Ya tengo una excusa para no perderme su próximo bolo.

Como si necesitase alguna…

ALBERT GINÉS Y LOS OCEÁNICOS en Fun House

Retorno a Fun House. Más de un año después, ahí es nada. Los culpables: Albert Ginés y sus Oceánicos, a los que hacía año y medio que no veía en un escenario. Para compensar, nos metimos entre pecho y espalda dos pases. El primero a la hora del vermú (seguido de un descacharrante tapeo con la banda) y terminamos con otro a las cinco de la tarde (cuando algunos estábamos ya casi para que salieran los mansos para llevarnos a los toriles). La asistencia de público fue importante teniendo en cuenta que luchaban con lo más grande que hay, las madres. El underground instrumental llevado a sus últimas consecuencias y enfrentándose al Día de la Madre. Cosas que solo nosotros entendemos…. ¿Quién dijo miedo?

Sobre el escenario, el trío ha pasado a cuarteto, incorporando como teclista a Amalia. El cambio ha sido brutal, abriendo un enorme abanico de posibilidades, arropando con elegancia a la guitarra de Albert, con unos arreglos de mucha categoría y un sonido mucho más compacto.

El repertorio, entre versiones y temas propios, alcanza la veintena de canciones. Cuando debutaron allá por 2019, apenas alcanzaba la decena. En este lapso de tiempo, han elegido covers muy elegantes y compuesto temas con una línea muy definida y buscada, muy del gusto y estilo personal de Albert, que es adalid en nuestro país de los sonidos exóticos y de la estética tiki.

Fue un día de muchas emociones, nos reencontramos con el mítico Carlos Yela de Surf Music Madrid, volvimos a ver a Eloy a los platos, tan eficaz como siempre, y yo personalmente viví una montaña rusa de emociones pasando inevitablemente de la euforia a la melancolía. En mi corazón siempre habrá un hueco para unos Oceánicos.

Lorenzo SURFER JOE en Fun House

A estas alturas no es un secreto que a mí Lorenzo me cae especialmente bien y que con él tengo una relación especial. Le estaré siempre agradecido por haber contado conmigo en un par de ocasiones para su festival, una para dar una charla sobre mis fotografías y otra como fotógrafo oficial. Además siempre se ha mostrado cariñoso y atento conmigo, dispuesto siempre a compartir algo de su tiempo en su ajetreado día a día.

Cuando voy a un concierto de Lorenzo sé que voy a poder charlar con él de cosas interesantes y siempre con la misma pasión por esta música, algo que nos une a los dos. La misma que pone él cuando entre canción y canción nos desgrana detalles técnicos y jugosas anécdotas, cuando nos bombardea con toda la reverb disponible y con el volumen más alto posible, siempre dispuesto a la palabra cariñosa con sus amigos y con los aficionados al surf.

El concierto en el Fun House para mí fue memorable. Técnicamente a altísimo nivel, purista en lo que hay que serlo y sabiendo acelerar el concierto cuando la ocasión lo requirió. Las versiones elegidas e interpretadas con el gusto habitual (increíbles las de los Astronauts y el Everybody Up con anécdota impagable a cargo de Randy Holden) y sus temas propios, brillantes y de categoría.  El batería (Pieter Dedoncker) y el bajista (Alessandro Quaglierini) dando la réplica con solvencia. Y solo lo siento por los que se perdieron una oportunidad única de ver a uno de los grandes en un concierto para mí ya inolvidable.

 

 

LOS SEISIETE en el Fun House

Otra de las bandas que compartieron escenario en el Tiki Fest con Albert Ginés y sus Oceánicos y con los Sonoras fueron los Seisiete. Volvían al Fun House apenas un mes después de estrenarse allí durante el Mad Surf Stomp Festival. Después ha venido una mini-gira por tierras gallegas y en breve presentarán en directo en Delia Records su primer lanzamiento discográfico. Una carrera vertiginosa. Me alegro muchísimo por una banda a la que he visto, como quien dice, nacer,  y que siempre han demostrado pasión por esta música.

Los Imperial Surfers en el Fiestón A.C.M.E.

Increíble lo que se vivió en el Fun House para celebrar el Primer Aniversario de A.C.M.E. Los Imperial Surfers, presentes en cualquier fiesta que se precie, “dieron el cante” y se acompañaron para la ocasión de las tremendas voces y presencias de Rudy King, Spencer Evoy, Don Otto y Juanito Wau. Un público enfervorecido en una sala a rebosar en la que no cabía un alfiler y que disfrutó hasta las tantas de pinchas de lujo.

The Gagarins en Fun House

11.01.2019

Mézclese el programa espacial soviético Vostok, escepticismo teológico astronaútico, estaciones espaciales más o menos fiables, jinetes de la estepa, sentencias de Woody Guthrie, transiberianos, Yeltsin y Gorbachov, desfiles, misiles de largo alcance, gatos virtuosos, y mucho tequila ruso. Agítese como si se condujese un tanque T-34. Son los Gagarins y pasaron por Fun House sorprendiendo a los que no les conocían.

 

Los Winston Lobo en Fun House