JUANITA BANANA en el HDC 843 Rockin Fest

La mañana se presentó lluviosa y con malos augurios. Media hora antes del concierto, el público se refugiaba bajo una carpa. De repente, dejó de llover, se abrieron las nubes y empezó a brillar un sol espléndido. ¿Casualidad? Supongo. El caso es que me alegré enormemente por las Juanita Banana, porque merecen que les pasen cosas bonitas, porque ellas lucen siempre una sonrisa ante cualquier adversidad y sabes que si vas a un bolo suyo, tú también vas a acabar con una sonrisa. Llamadme superficial, pero yo a los conciertos voy a divertirme. Y con Juanita Banana, vaya si me divierto.

Ante el público motero fueron desgranando sus instrumentales, sus potentes versiones y sus ya clásicos tan pegadizos que nos dejan ansiosos de escuchar sus nuevos temas. Bailes, locas coreografías, risas, tiburones y por encima de todo, un sonido de primera y calidad a prueba de rayos y centellas.