DURANGO 14 en El Sol

Por fin tuvo lugar el esperado estreno del nuevo disco de Durango 14 en Madrid. Gigante Panamericana es un crisol de estilos, influencias y caminos apenas insinuados y todavía con mucho por recorrer.

En las imponentes escaleras de la Sala El Sol, los primeros cien asistentes recibían una chapa con el logotipo del Club de Fans de la banda, un corazón que simboliza el amor que fluye retroalimentando la relación entre seguidores y grupo.

Escaleras abajo, sobre el escenario, los instrumentos de la banda lucían espléndidos y brillaban bajo la luz de los focos. De fondo se podían ver unos visuales de muchísima categoría de Héctor de la Puente, sin duda uno de los puntos fuertes de la noche. Puede decirse que el concierto habría perdido, sin duda, muchos enteros sin ese telón de fondo.

Entre el público se notaban los nervios, la ansiedad por descubrir al fin lo que tanto tiempo se llevaba anunciando. Cuando salieron los cinco miembros de la banda la tensión se liberó y por fin la gente pudo entregarse al disfrute de la música y al baile. Contando para la ocasión con el refuerzo de Raúl Andrade a la percusión, el sonido se aproximó mucho al del disco. Por el escenario desfilaron invitados de lujo, como Laura del Amo, Alvaro Escribano, Payom Hafezieh, Diego Serrano, y en solitario, Gabi Montes de Sexy Zebras interpretando el único tema cantado de la banda hasta la fecha, Adiós Lupita. Y como colofón a la noche, batucada a cargo de Sambaleza.

El concierto fue una mezcla de los ya conocidos pelotazos de Durango 14, con su inconfundible surf & roll espeso, junto con los nuevos temas del disco, algunos de ellos de verdadera categoría y directos a la mandíbula, hasta llegar a la vientena . Y contó con su momento emotivo, la entrega de un parche de batería firmado por todos los miembros de la banda, premio a un sorteo organizado por el Club de Fans y que recayó en quien mejor podía hacerlo, Vane, una de las más grandes fans de la banda. Bonito detalle de la banda con los que les han apoyado desde el inicio, sus fans incondicionales. Por cierto, que la batería tiene un nuevo dueño, Íñigo, que me encantó no solo por su ejecución impecable, sino por su compromiso y simpatía. Ojalá que sea por mucho, mucho tiempo.

En resumen, concierto de lujo en una sala a rebosar (con Sold Out incluido), los fans encantados y yo que me alegro por una banda a la que siempre he tenido en mi corazoncito y que no tiene más límite que el que ellos se quieran poner. En sus manos está.

LOS TIKI PHANTOMS en El Sol

01.02.2020

Era la tercera vez que veía a los Tiki Phantoms. Su última actuación en Madrid, en la misma sala, me la perdí, y a esta acudí con algunas precauciones. Si teníamos que hacer caso a los Guardianes del Santo Grial, no hay pecado peor que el “surferizar” o “instrumentalizar” ciertas baladas pop, canciones del verano o éxitos de la copla.

Así que me fui con la lata de gasolina y un mechero bic por si había que improvisar una hoguera en el centro de la pista y entre algunos fornidos voluntarios, no necesariamente con la cara cubierta, nos veíamos obligados a echar al fuego a los pecadores enmascarados. No fuera a ser que la situación se fuera de madre y la gente saliese del local sin saber a qué atenerse, con un lío tal en sus cabecitas que no supieran lo que está bien y lo que está mal.

Pero mira tú por dónde, yo acabé encantado. Bueno, yo y el porrón de gente que abarrotaba la Sala El Sol. La lata de gasolina la utilizamos para rellenar mecheros y el mechero para abrir tercios de cerveza.

Ya damos por descontado que los Tiki Phantoms son únicos a la hora de divertir a la gente. Ya contamos con los sacrificios habituales y las tiki-congas, que aunque no nos sorprenden, nos encantan y creo que todos las disfrutamos como el primer día. O aún más si cabe. Pero si en un concierto “tradicionalmente” divertido (y tal como figuraba en su setlist) metemos versiones de “Como una OLLA” (Rocío JURÁSICO) o del “Take On Me” de A-ha, bautizado como “Tiki On Me” de Aharrllll, la cosa se pone desternillante, y el público pierde la escasa compostura que conserva después de sentir como sobre su cabeza pasan, y vuelan, una barca y un cocodrilo hinchables.

A día de hoy seguramente sea esta banda la que mejor interpreta el espíritu lúdico, de diversión y cachondeo que entiendo impregnaba la música surf en sus orígenes (no olvidemos que quienes acudían a los primeros conciertos en California eran adolescentes ávidos de desmadre y jolgorio, deseosos de estampar sus chanclas sobre el suelo de madera de los ballrooms). Y a mí me gusta pensar que el publico suele tener razón (ya, ya sabemos que hay casos sangrantes, pero este no es uno de ellos). Que si sale de casa un sábado de invierno y se gasta su dinerito suele ser para pasarselo bien, y suele acudir a donde tiene muchísimas probabilidades de conseguirlo. Y con los Tki Phantoms acierta. Y encima escucha temas que están muy bien, que todo hay que decirlo.

TIBURONA en El Sol

01.02.2020

La logística se puso en contra de Tiburona para su primer concierto. Quiso hacer el papel del Jefe de Policia de Amity Island, empeñado en dar caza al simpático escualo de mandíbulas enormes. Porque Tiburona se presentaban a lo grande en el Sol, sin medias tintas, y lanzaban de paso su primer disco. Pero el disco no quiso acudir a la cita. La solución fue tomárselo con sentido del humor y dar un bolazo en el que los inevitables nervios desaparecieron como la carnaza en las fauces del Gran Blanco.

Entre temas divertidos y otros de ritmo marcadamente garagero, destacaron, para mi gusto, Bananalipsis y, especialmente, Tiburona. Este me parece un pepinazo que estuve tarareando durante días.

El fin de concierto, con el trío desatándose en el escenario, invitaba a querer subir con ellas y disfrutar de semejante desmelene. Broche de oro para un estreno de lujo.

Swampig en El Sol

Aunque este sea un blog sobre música surf e instrumental, es una página dedicada, por encima de todo, a mis amigos. Y si mis amigos Moira, Paco y Payom me llaman yo acudo. Y si me dicen que vaya a ver a Swampig voy corriendo, porque son una apisonadora en directo dirigida por  un huracán sobre el escenario, la brutal Moira Fee. Un torrente de voz acompañada de unos músicos de alto octanaje que no defraudaron y dejaron al público exhausto y feliz.

Messer Chups en la Fiesta Presentación Surforama 2017 (El Sol)

Una vez más volvía a ver a los Messer Chups y una vez más no me defraudaron. Con su peculiar y distintivo estilo, y con la maestría de Oleg a la guitarra y Zombierella al bajo, fueron calentando al público hasta crear una atmósfera increible. Satisfacción en los que les conocemos y una grata sorpresa para los muchos que no les habían visto.

Mención especial para el amigo Boris, que aparte de un profesional como la copa de un pino es un tipo genial y pudimos disfrutar de un rato divertidísimo en su compañía. Un gran abrazo desde aquí.

P.D. Carlos, sabes que se te quiere. Un abrazo

Once again I was going to see the Messer Chups and once again they did not disappoint me. With their peculiar and distinctive style, and with the mastery of Oleg to the guitar and Zombierella to the bass, were warming the public until creating an incredible atmosphere. Satisfaction in which we know them and a pleasant surprise for the many who had not seen them.

Special mention for the friend Boris, who apart from a incredible professional is a great, great guy and we could enjoy a fun time in his Company. A big hug

P.D. Carlos, you know we love you.

 

Durango 14 en El Sol

Fin de la gira 2016 que ha llevado a Durango 14, si no me equivoco, por las ciudades de Madrid (cinco veces), Getafe (dos veces), Burgos, Gijón, Leganés (dos veces), Málaga, Vitoria, Palencia, Oviedo, Salinas (festival Motorbeach),  Alcorcón (festival HDC)  y Valencia. Ahí es nada para una banda instrumental española. El año de su confirmación en la primera división de la escena, codeándose ya con los dos o tres grupos que todos tenemos en mente.

El escenario de la sala El Sol ha sido el de la ratificación de su ascenso en el escalafón. Era el sitio donde había que tocar, y ellos han demostrado encima de él que pueden con eso y con mucho más.

Vídeo de Durango 14 en El Sol

The 5.6.7.8’s en El Sol

Están las personas normales y luego los mitómanos, entre los que afortunada o desgraciadamente me incluyo. Tarantino es un mito. Kill Bill 1,  una película mítica. Por extensión, cualquier grupo que salga tocando en una película como Kill Bill 1, está impregnado de ese halo mítico. Si además, como en el caso de las japonesas The 5.6.7.8’s, ofrecen un concierto lleno de referencias clásicas, enérgico, directo y divertido, presenciar una actuación suya hace que los mitómanos entremos en algo parecido al éxtasis.

Vídeo de The 5.6.7.8’s en El Sol