LOS CAPITANES en Fun House

Con la amenaza del innombrable en el horizonte, negros nubarrones y malos augurios, se echaron a la mar los Capitanes. En la bodega, buenas cantidades de chorizo y pan de hogaza. Los barriles llenos de cerveza. Para la travesía les acompañaban un puñado de valientes con nada que perder en tierra firme.

El viaje fue ajetreado. A ratos frenético, por momentos trepidante. La moral era buena, la camaradería estaba por las nubes.

Al final, los botines pisaron tierra firme. La celebración fue merecida y como se merecía. El recuerdo, imborrable.

THE IMPERIAL SURFERS en Fun House

Los Imperial Surfers, con solo dos ensayos y la visita de su bajista viajero, te devuelven de golpe a la realidad cuando la emprenden con su primer tema. Parece que no ha pasado ni el tiempo ni el muermo, de repente te ves bailando, saltado, sudando, charlando con amigos que hacía una eternidad que no veías. De nuevo ya está el alboroto en marcha, ya vuelan las cervezas, dale otra vez a los chupitos, ya no sabes qué hora es… Te habías acostumbrado a madrugar para sacar el perro y ahora ya no hay quién te levante. Pero tienes una sonrisa de oreja a oreja para acompañar a esas preciosas ojeras de mapache.

16.10.2021

FIVE CANNONS en el 2º Aniversario ACME (2/2)

Era difícil mantener el nivel después de ver dónde habían dejado el listón los Chewbacca’s pero los debutantes Five Cannons lo consiguieron e hicieron las delicias de un público entregado. Otto, David, Javi, Esteban y Mario: ahí es nada, cinco músicos de categoría que se lanzaban a una nueva aventura, amalgama de estilos, décadas y ritmos. A mí, sin desmerecer al resto, los temas cantados por Otto en italiano me dejaron sin palabras. Ciertamente es mi debilidad confesable.

En mi bola de cristal recién pulida veo que es una banda que nos va a dar noches y noches de diversión.

LOS FINOLIS en La Nota

Andan Los Finolis currándose su repertorio, ensayando, solventando la ausencia de su segundo guitarra, rodándose y dejando nervios por el camino. En su segundo concierto, vestidos para la ocasión cual Filemones, tocaron un puñado de versiones bien escogidas a las que tratan de ir traspasándoles su personalidad. Mención especial a su interpretación del clásico Maniac de Michael Sembello y Flashdance, sin duda el momento de la noche; además parece que no es el único de los hits que preven surferizar, idea que a mí me parece muy interesante y que espero que no tarden en plasmar

LOS CAPITANES en Fun House

Dos tazas de buen ron en vez de una nos echamos al gaznate en la vuelta de Los Capitanes a los escenarios, porque la primera travesía en su barco nos dejó con ganas de surcar más olas. Magnífica la progresión de esta banda que no ha perdido el tiempo y, además de la incorporación de la capitana Amalia a los teclados, presentó nuevos temas, un mejor sonido, con muchos más matices y contundencia. Por lo demás, sin cambios. El cachondeo, el mismo. El destilado, de calidad. Las gorras, inmaculadas. El timón, al frente. El rumbo, hacia el horizonte

GENERADOR en Fun House

De su primer y exitoso concierto post-pandémico en Alcalá directamente al Fun House. E idéntico éxito. Dos pases en domingo, mañana y tarde, y todo vendido. Ni el calor sahariano puede con la gente que viste de negro.

Aunque la hora sea tan intempestiva como la una del mediodía, se hace realmente difícil aguantar sentado en un concierto de esta banda, cuyos conciertos son a tumba abierta. Conexión con el público desde los primeros acordes y un trallazo detrás de otro. Junto a temas de discos anteriores, los de su nuevo «Generador a Go-Go Volumen 2» (precedente «obvio» del ya esperado futuro volumen 1) y que incluye un tema instrumental («Rancho Nocturno») de mucha categoría y al que han prometido darle más oportunidades en el directo.

Ya tengo una excusa para no perderme su próximo bolo.

Como si necesitase alguna…

CASTOR HEAD en Alcalá de Henares

Del sótano de Siroco a la romana Complutum. De un «no hay bemoles» y un «sujétame el cubata» a reunirse cinco de los músicos más destacados de la región y parir uno de los grupos que más va a dar que hablar en el futuro cercano.

Las ilusiones que nacieron el día en que se concibió el grupo, en el lejano octubre de 2018 en un concierto de Durango14, se fueron aguando coincidiendo con la expansión de la peste de nuestros días. Con mucho ánimo y bastante WhatsApp el grupo fue superando las adversidades y dando sus primeros pasos. Se fue formando un repertorio, se grabó una versión del John Hardy de The Gun Club para el disco homenaje de Delia Records / Estudio Delicias, un video chulísimo para Barber Session e incluso ya tienen en el horno su primer disco.

Había tenido el inmenso placer de acudir a dos de sus ensayos y ver como se iba acercando el día del debut, he sido testigo de sus nervios y de sus esperanzas, y puedo decir que su esfuerzo ha merecido muchísimo la pena. Montar una banda en estos días ha sido una labor titánica que no podemos sino agradecerles, y mi sensación es que mucha gente lo hizo en este concierto: miembros de Echo Express, Surflamingo, Imperial Surfers, Tiburona y muchísimos amigos, muchísimos, que se acercaron, no solo a disfrutar de una banda enorme, sino a expresar su admiración y a arrimar el hombro.

El concierto fue muy bien. Con algún problema de sonido, tal vez. Con nervios, puede ser. Pero el repertorio es contundente y la interpretación de muchos quilates. Para mí, y para ellos, fue como abrir una puerta y dejar que entrase aire nuevo, limpio y fresco y durante unos instantes, hacer y oír lo que te dé la gana y sin ataduras. Amigos, eso vale oro.

Disfrutad, que os lo habéis ganado.

GENERADOR en el Diablo Market en Alcalá

Una de las cosas que, musicalmente hablando, más me molestó de esta pandemia, fue estar tantos meses sin ver a un grupo que estaba lanzado a tumba (y no precisamente la de Johnny Cash) abierta. Sus conciertos estaban siendo demoledores, una auténtica conmoción, el público los disfrutaba sin frenos, podías ver a la gente totalmente identificada con esta banda, con lo que ofrecía, con su concepto, con sus mitos y con sus leyendas. Yo estaba entre ese público y, como digo siempre, me siento rejuvenecer treinta años cuando los escucho. En sus conciertos sufro una mutación festiva que me hace volver a tener acné juvenil y las hormonas en ebullición.

Por suerte, la espera, larga, llegó a su fin. Por fin pude volver a verles, y aunque me habría gustado que fuera en un sitio más acorde a su espíritu, oscuro y sudoroso, no me quejo. Al contrario, aplaudo la experiencia y ojalá siga funcionando este mercadillo de discos y ofreciendo música en directo. El hecho de tener lugar en un centro comercial, atrae (es innegable) a otro tipo de público y eso siempre es bueno para dar a conocer músicas más «minoritarias».

El concierto, acelerado y breve como siempre y como nos gusta. En esta ocasión, con dos invitados de lujo, Monje de Larsen y Manolo UVI interpretando un himno de mi juventud, «Amor Frenopático». Menudo bombazo. Regresión (feliz) a la adolescencia. El nuevo disco, con cuatro pelotazos sin misericordia alguna e incluso con un instrumental. Annie Baby y J. Horror, como siempre, encantadores. ¿Qué más se puede pedir para un domingo? ¿Una psicofonía de Johnny Cash en directo?

10 mayo 2021