THE LONGBOARDS en El Junco

Lo malo de estar tres años sin ver a una de las mejores bandas del panaroma surf español y mundial, es que la espera se hace interminable. Lo bueno, que cuando les ves, la sensación es inigualable, un subidón incomparable. Y si además lo que ves es mejor que lo que vistes, y presentan un disco que es una bomba, merece la pena todo el tiempo transcurrido.

Únele a lo dicho que volverme a encontrar con Alfredo, uno de los tipos más apasionados, divertidos e íntegros que conozco es para mí todo un regalo, y que además vino acompañado de un batería y un bajista que son verdaderas bestias (Iván Santa Bárbara y el misterioso Toxic Avenger)  y tendrás una noche como la que yo viví, inolvidable, repleta del mejor surf clásico y con solera.

Próxima parada, Quasimoto.

The Longboards en Wurlitzer Ballroom

El concierto del Wurlitzer fue enérgico, vibrante, lleno de contratiempos y por ello más intenso. Pero dejemos  la música aparte un momento. Aunque Alfredo, Jordi y Ander no supieran tocar ni unas miserables castañuelas, eso no cambiaría la impresión que me han causado después de coincidir tres veces con ellos este año. Tres ocasiones llenas de risas, cervezas, sudor y testosterona. Tres tíos íntegros de los pies a la cabeza. Tres amigos que me quedan para siempre. Y que además tocan de puta madre, y tienen unos temas tremendos que levantan de su tumba a un muerto. Aunque eso deberíais comprobarlo por vosotros mismos la próxima vez que los tengáis a tiro. No es una recomendación, es una obligación. Y de paso os tomáis una cerveza con ellos a mi salud.

Vídeo de Longboards en Madrid

 

The Longboards en el Roctopus Tea Party Festival

Dicen que si no quieres taza, pues taza y media. En mi caso mi primera taza de The Longboards me la tomé muy a gusto en el Surfer Joe hace menos de un mes y la verdad es que se me hizo corta. Así que en Toledo me bebí la hora y media que me faltaba con mucho gusto. Si yo quisiera organizar un concierto y mostrar a la gente que no la conoce lo que es la música surf, contaría sin dudarlo con los Longboards. Y así probarían en sus carnes y oídos que el surf siendo una música con muchos años a sus espaldas es un producto, tal y como lo manufacturan Longboards, enérgico, vibrante, bailable, rompepistas y de tremenda actualidad. E incluso que sirve para acompañar a un tremendo partido de fútbol con pelotas de playa. Sin duda todo un acierto de los organizadores del Roctopus.

The Longboards en Surfer Joe (#2)

Vini, vidi, vinci. Llegar, ver y vencer. Así fue el paso arrollador de los Longboards por el Surfer Joe. Aterrizar, y casi sin probar, enchufarse y ofrecer un brutal repertorio de surf clásico por momentos perfecto y siempre eléctrico. Al público le pareció poco y se quedaron con las ganas de más, pidiendo más bises que no pudieron ser. Una prueba de la entrega tan increible de estos tipos fue que Alfredo acabó agotado y con arcadas, a punto de vomitar; algo que yo desde luego no había visto nunca en un escenario. Eso sí que es vivir la música surf

The Longboards – Youtube