ALBERT GINÉS Y LOS OCEÁNICOS en Fun House

Retorno a Fun House. Más de un año después, ahí es nada. Los culpables: Albert Ginés y sus Oceánicos, a los que hacía año y medio que no veía en un escenario. Para compensar, nos metimos entre pecho y espalda dos pases. El primero a la hora del vermú (seguido de un descacharrante tapeo con la banda) y terminamos con otro a las cinco de la tarde (cuando algunos estábamos ya casi para que salieran los mansos para llevarnos a los toriles). La asistencia de público fue importante teniendo en cuenta que luchaban con lo más grande que hay, las madres. El underground instrumental llevado a sus últimas consecuencias y enfrentándose al Día de la Madre. Cosas que solo nosotros entendemos…. ¿Quién dijo miedo?

Sobre el escenario, el trío ha pasado a cuarteto, incorporando como teclista a Amalia. El cambio ha sido brutal, abriendo un enorme abanico de posibilidades, arropando con elegancia a la guitarra de Albert, con unos arreglos de mucha categoría y un sonido mucho más compacto.

El repertorio, entre versiones y temas propios, alcanza la veintena de canciones. Cuando debutaron allá por 2019, apenas alcanzaba la decena. En este lapso de tiempo, han elegido covers muy elegantes y compuesto temas con una línea muy definida y buscada, muy del gusto y estilo personal de Albert, que es adalid en nuestro país de los sonidos exóticos y de la estética tiki.

Fue un día de muchas emociones, nos reencontramos con el mítico Carlos Yela de Surf Music Madrid, volvimos a ver a Eloy a los platos, tan eficaz como siempre, y yo personalmente viví una montaña rusa de emociones pasando inevitablemente de la euforia a la melancolía. En mi corazón siempre habrá un hueco para unos Oceánicos.

ALBERT GINÉS Y SUS OCEÁNICOS en Gruta 77

Si cierro los ojos y pienso en el concierto del viernes en el Gruta, lo que me viene a la cabeza es la imagen de Albert Ginés también con los ojos cerrados, ensimismado en su música, en su propio mundo, en el que habitan paisajes exóticos, cabezas tikis y Mai Tais. Y veo a sus dos compañeros, Clara y Alberto, como fieles escuderos guardándole las espaldas. Y eso es lo que creo que transmitieron en directo, la materialización de las ideas que les bullen por su cerebro, puesta en escena de otros mundos lejanos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAalbert_gines_pablo_medrano_surfmusicphotography-16albert_gines_pablo_medrano_surfmusicphotography-17albert_gines_pablo_medrano_surfmusicphotography-18albert_gines_pablo_medrano_surfmusicphotography-20albert_gines_pablo_medrano_surfmusicphotography-19OLYMPUS DIGITAL CAMERAalbert_gines_pablo_medrano_surfmusicphotography-21OLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERA

Albert Ginés y sus Oceánicos en el Tiki Chateau

Y el ciclo de conciertos organizados por el Tiki Chateau terminó con broche de oro: segundo concierto de Albert Ginés y sus Oceánicos en veinte días, desde su estreno en abril. Música instrumental de muchos quilates, temas elegantes, sonidos reposados que te envuelven y te transportan a paisajes paradisiacos. Y el Tiki Chateau el mejor escenario para la ocasión.

Por mi parte escuchar el tema que me dedicaron, El Fotógrafo del Surf, a las puertas del mejor bar Tiki de España y en plenas fiestas de Malasaña, supuso una satisfacción indescriptible que se desbordó con sus muestras de cariño.

PD: incluyo tambíen algunas fotos de la pinchada de la tarde a cargo de Mónica, que contó con increible presencia de público entregado al descenso por el tunel del tiempo.

contacto: mpablomedrano@gmail.com

 

Albert Ginés y sus Oceánicos en La Negra Shop

Aprovechando el Record Store Day tuvo lugar el ansiado, y solicitado por muchos, debut de Albert Ginés presentando los temas compuestos por él e incluidos en sus dos discos, Oceánica y Saudade Surf. Para la ocasión se hizo acompañar por Clara (ukelele, bajo y guitarra) y Alberto (batería), inmejorables escuderos para esta aventura.

La interpretación fue tan elegante y sugerente como en los discos, transitando unas sendas escasamente surcadas en España. Música con sentimiento que llega directa al corazón. Y a un servidor la canción que más le llegó fue la que, generosamente, Albert me dedicó hace tiempo, El Fotógrafo del Surf. Un temazo que vale su peso en oro, no solo porque musicalmente es de diez, sino por lo que dice de él, un tipo de los que no abundan, todo corazón y generosidad.  Por eso su camino tenía que estar ligado a sus dos compañeros, Alberto y Clara que no le andan a la zaga en grandeza.

Mañana soleada en la que no faltaron los ya asiduos a cualquier evento de música surf e instrumental (Juan, Nacho, Eduardo, Miguel), que quisieron acompañar al trío en su debut y que se prolongó en Delia Records y más tarde en Rock Palace. Pero ese ya es otro cantar.