JUANITA BANANA en el HDC 843 Rockin Fest

La mañana se presentó lluviosa y con malos augurios. Media hora antes del concierto, el público se refugiaba bajo una carpa. De repente, dejó de llover, se abrieron las nubes y empezó a brillar un sol espléndido. ¿Casualidad? Supongo. El caso es que me alegré enormemente por las Juanita Banana, porque merecen que les pasen cosas bonitas, porque ellas lucen siempre una sonrisa ante cualquier adversidad y sabes que si vas a un bolo suyo, tú también vas a acabar con una sonrisa. Llamadme superficial, pero yo a los conciertos voy a divertirme. Y con Juanita Banana, vaya si me divierto.

Ante el público motero fueron desgranando sus instrumentales, sus potentes versiones y sus ya clásicos tan pegadizos que nos dejan ansiosos de escuchar sus nuevos temas. Bailes, locas coreografías, risas, tiburones y por encima de todo, un sonido de primera y calidad a prueba de rayos y centellas.

 

Los Tikis del Ritmo en el HDC Rockin’ Fest

No sé si esto es un halago muy ortodoxo, y si tal vez debería centrarme en otros aspectos más académicos y estrictamente musicales, pero quería contar que la veintena de niños que estaban presentes en el concierto y un servidor, disfrutamos como cabrones. Que, en pocas palabras, me lo pasé teta. Que los Tikis además tocan de puta madre, pues también, pero qué coño, a un concierto se va a bailar y a saltar. Y a un niño no le engañas: si no le gusta la música, la baila Rita.

Y el post-concierto, rodeado de buenos amigos y amantes de la música surf, irrepetible

The Imperial Surfers en HDC Rockin’ Fest

¡Vaya concierto que se marcaron los Imperial Surfers! Divertido y con calidad a raudales.  Pudimos disfrutar de un limbo multitudinario para menores de edad y del público más punk que había visto en tiempo, unos chavales que nos obsequiaron con lanzamiento de zapatillas al escenario, insultos en la mejor onda hardcore, y un impagable calvo dirigido al grupo.

Los Coronas en HDC 843 Rockin’ Fest

Volvía a ver a los Coronas antes de la inminente presentación de su nuevo disco, y de un plumazo me reconcilié con su música, porque ayer demostraron que son una banda tremenda con unos temas increíbles y que cuando eligen bien el repertorio son inigualables. Incluso pudieron con el frío glacial que azotaba el escenario, que más parecía que estuviéramos en Siberia que en Leganés.