JUANITA BANANA en el HDC 843 Rockin Fest

La mañana se presentó lluviosa y con malos augurios. Media hora antes del concierto, el público se refugiaba bajo una carpa. De repente, dejó de llover, se abrieron las nubes y empezó a brillar un sol espléndido. ¿Casualidad? Supongo. El caso es que me alegré enormemente por las Juanita Banana, porque merecen que les pasen cosas bonitas, porque ellas lucen siempre una sonrisa ante cualquier adversidad y sabes que si vas a un bolo suyo, tú también vas a acabar con una sonrisa. Llamadme superficial, pero yo a los conciertos voy a divertirme. Y con Juanita Banana, vaya si me divierto.

Ante el público motero fueron desgranando sus instrumentales, sus potentes versiones y sus ya clásicos tan pegadizos que nos dejan ansiosos de escuchar sus nuevos temas. Bailes, locas coreografías, risas, tiburones y por encima de todo, un sonido de primera y calidad a prueba de rayos y centellas.

 

Juanita Banana en Fun House

17.10.2018

Presentaban las Juanita Banana su flamante nuevo vinilo y colgaron el cartel de Sold Out. El concierto mutó en una fiesta con Diosas Tiki, Cheetos a tope de Glutamato, baquetas voladoras, bajistas que cantan y saxofonistas que tocan el bajo, temazos instrumentales, cucarachas indultadas y estaciones de tren que vuelan por los aires. Y, por encima de todo, la prohibición absoluta de procrastinar a la hora de comprar su nuevo disco.

Juanita Banana en Wurlitzer Ballroom

Después de ver a los Coronas nos fuimos a ver a las Juanita Banana ¡y vaya acierto! Tremendo ambiente , calorazo como en todo concierto que se precie y mucho bailoteo. Y las Juanita Banana dándolo todo, con temazos instrumentales como Reset y Potasio, de lo mejorcito que he escuchado últimamente en el panorama español y que aparecen en su nuevo disco, que merece muchísimo la pena.

Diversión con calidad, mezcla perfecta.

Juanita Banana en Gruta 77

Vaya si nos lo pasamos bien con Juanita Banana (qué precioso nombre homenaje a Luis Aguilé -entre otros-). Aunque no es estrictamente un grupo instrumental y tienen un toque garagero muy marcado, sí interpretaron varios temas sin voces e incluso surf (como Surf Rider), dentro de su repertorio de versiones de clásicos. A mí, por mi parte, me gustaron más sus propios temas, destacando uno con el que me identifico al cien por cien, y que parece escrito para mí “¡A procrastinar”.

Procrastinar: acción o hábito de retrasar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras situaciones más irrelevantes o agradables.