LOS WINSTON LOBO en el Gruta 77

22 noviembre 2019

Por fin asistimos a la esperada presentación del nuevo disco de los Winston Lobo, “Las increíbles aventuras de los Winston Lobo”. Lo primero que llama la atención es el espectacular y cuidado diseño del CD. Amarillos, rojos, azules y negros, explosión de vivos colores coronados por la ilustración creada por el batería de la banda, Ángel Rodríguez Robles, cuya interesantísima obra pictórica os recomiendo conocer. El divertido libreto interior muestra con quién te estás viendo las caras, cuatro tipos aventureros y un poco golfos, que se atreven con todo, incluyendo por supuesto el mezclar en un mismo disco estilos e influencias musicales sin complejos y sin límites.

El álbum tiene un sonido espectacular, sorprendiendo cómo suena esa batería, con un aire retro que me encanta y que se nota que está curradísima en la ejecución y la producción. El bajo de Dani Masa galopa junto a la batería, formando una de las bases rítmicas más potentes que se pueden escuchar hoy en día en el panorama instrumental. El disco no da tregua a lomos de sus dos guitarras, Antonio y Juan, Juan Cabrero y Antonio Cortés, que se muestran muy cómodos en los caminos que van explorando, surcando diferentes tempos y ambientes, seguros de sus posibilidades, convencidos de lo que tienen para mostrar. Y es de agradecer que todos juntos se quiten los corsés que constriñen al género instrumental y se pongan como única regla estricta el que el oyente no se aburra ni se duerma a la tercera canción.  Paradigma de estas transgresiones son, para mí, los temas Noche de Brujas, Tiempos Modernos y La Vuelta a Casa, cuyos estilos me resulta imposible definir ni encasillar.

Sobre el concierto decir que la entrada, tratándose de un concierto instrumental, fue realmente buena, y superó con creces el número habitual de los habituales de la escena. La noche fue a más, en un crescendo increíble, con una retroalimentación entre público y banda que se da raramente en esta escena. Por momentos, se lanzaban los cuatro a tumba abierta, levantando el pie del freno y sonando como una verdadera apisonadora (fueron estos los momentos que más me gustaron, aquellos en los que se soltaban la melena y daban rienda suelta a todo su potencial). Al final, no sabías si estabas en un concierto de una banda surf o  de un combo punk, si a los pogos que se bailaron al final nos atenemos. Buena culpa de esto la tiene el hecho de que junto a sus temas propios eligieron unas versiones que,  independientemente de que las tocan con gran pericia, son sumamente atractivas y divertidas para el público que gasta su dinero y sale de su casa en una noche de lluvia y lo que quiere es disfrutar y sudar al máximo. Y eso lo hicimos, vaya que si lo hicimos

ALBERT GINÉS Y SUS OCEÁNICOS en Gruta 77

Si cierro los ojos y pienso en el concierto del viernes en el Gruta, lo que me viene a la cabeza es la imagen de Albert Ginés también con los ojos cerrados, ensimismado en su música, en su propio mundo, en el que habitan paisajes exóticos, cabezas tikis y Mai Tais. Y veo a sus dos compañeros, Clara y Alberto, como fieles escuderos guardándole las espaldas. Y eso es lo que creo que transmitieron en directo, la materialización de las ideas que les bullen por su cerebro, puesta en escena de otros mundos lejanos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAalbert_gines_pablo_medrano_surfmusicphotography-16albert_gines_pablo_medrano_surfmusicphotography-17albert_gines_pablo_medrano_surfmusicphotography-18albert_gines_pablo_medrano_surfmusicphotography-20albert_gines_pablo_medrano_surfmusicphotography-19OLYMPUS DIGITAL CAMERAalbert_gines_pablo_medrano_surfmusicphotography-21OLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERA

LOS SEISIETE en Delia Records

Presentación del esperado primer disco de los Seisiete y éxito rotundo de público. En un Delia Records a reventar, defendieron su repertorio que cada vez se desprende más de versiones de temas ajenos y se llena de sus temas propios, entre los que hay algunos de mucho mérito, como Raining Cats & Dogs y Nobita Dream Beach. Para la ocasión estrenaban un par de canciones nuevas, Montesa y Kannion Surf, este último ciertamente innovador internándose en sonidos discotequeros.

Enhorabuena a la banda por este reconocimiento merecido que tiene que ser la antesala de mayores éxitos a los que sin duda llegarán, como hasta ahora, a través del trabajo, el sacrificio y manteniendo los pies en el suelo. Y ahí estaremos para contarlo.

 

Lorenzo SURFER JOE en Fun House

A estas alturas no es un secreto que a mí Lorenzo me cae especialmente bien y que con él tengo una relación especial. Le estaré siempre agradecido por haber contado conmigo en un par de ocasiones para su festival, una para dar una charla sobre mis fotografías y otra como fotógrafo oficial. Además siempre se ha mostrado cariñoso y atento conmigo, dispuesto siempre a compartir algo de su tiempo en su ajetreado día a día.

Cuando voy a un concierto de Lorenzo sé que voy a poder charlar con él de cosas interesantes y siempre con la misma pasión por esta música, algo que nos une a los dos. La misma que pone él cuando entre canción y canción nos desgrana detalles técnicos y jugosas anécdotas, cuando nos bombardea con toda la reverb disponible y con el volumen más alto posible, siempre dispuesto a la palabra cariñosa con sus amigos y con los aficionados al surf.

El concierto en el Fun House para mí fue memorable. Técnicamente a altísimo nivel, purista en lo que hay que serlo y sabiendo acelerar el concierto cuando la ocasión lo requirió. Las versiones elegidas e interpretadas con el gusto habitual (increíbles las de los Astronauts y el Everybody Up con anécdota impagable a cargo de Randy Holden) y sus temas propios, brillantes y de categoría.  El batería (Pieter Dedoncker) y el bajista (Alessandro Quaglierini) dando la réplica con solvencia. Y solo lo siento por los que se perdieron una oportunidad única de ver a uno de los grandes en un concierto para mí ya inolvidable.

 

 

SURFER JOE en el SJSF 2019

Lorenzo, como buen anfitrión, siempre trata de buscar un hueco en el caos y el ajetreo del festival para ofrecernos su música. Para mí siempre ha sido una buena ocasión para  agradecerle sus desvelos y su buen hacer, y creo que el resto del público lo ve igual. En esa hora que está sobre el escenario le puedes ver feliz, haciendo lo que le gusta y con lo que disfruta. Mientras, nosotros disfrutamos de su maestría a la guitarra, del buen gusto que pone en sus composiciones, y de algo de lo que él siempre presume: que hay mucha reverb y suena muy alto.

 

LOS SEISIETE en el Fun House

Otra de las bandas que compartieron escenario en el Tiki Fest con Albert Ginés y sus Oceánicos y con los Sonoras fueron los Seisiete. Volvían al Fun House apenas un mes después de estrenarse allí durante el Mad Surf Stomp Festival. Después ha venido una mini-gira por tierras gallegas y en breve presentarán en directo en Delia Records su primer lanzamiento discográfico. Una carrera vertiginosa. Me alegro muchísimo por una banda a la que he visto, como quien dice, nacer,  y que siempre han demostrado pasión por esta música.

SURFONIANI en el SJSF 2019

Segundo show por parte de los italianos en el festival (y para mi gusto merecidísimo doblete por su persistencia y predisposición). En esta ocasión, pasando del escenario pequeño del Tiki Room al grande. Y a pesar de que a la hora de su concierto suele haber poca gente y de además era domingo (día en el que muchos asistentes han dejado ya el festival) los que estuvimos lo pasamos en grande porque sus actuaciones son una combinación perfecta, bien agitada, de calidad musical y de diversión asegurada.