Los Daytonas en Café La Higuera

Primer concierto de los Daytonas desde el lanzamiento de su nuevo disco “Twang or Die”, un indispensable para los amantes del buen surf. Para la ocasión, nos desplazamos hasta Hoyo de Manzanares, a 40 de kilómetros de Madrid. El viaje tuvo la habitual recompensa cuando se trata de un acústico de los madrileños: una experiencia 100 % surf clásico de altísima calidad. Veintitantos temas, incluyendo los del disco y las clásicas versiones que ellos bordan.

Enhorabuena a los Daytonas por el nuevo disco y desde aquí el consejo de que no os perdáis alguno de sus próximos conciertos en Madrid.

 

Durango 14 en Siroco (Madrid)

Último concierto de Durango 14 antes de meterse de lleno con la grabación de su próximo disco. El grupo ha alcanzado un rodaje y una madurez que seguramente pide a gritos explorar nuevos caminos, consecuencia lógica en un grupo de gustos eclécticos y que nació con una amalgama de influencias varias, aportadas por cada uno de  sus componentes; es digno de ver y escuchar como personalidades y sensibilidades musicales tan diferentes han encajado tan bien, siendo la suma tan superior a las partes. Por lo que me contaron se avecina un pelotazo en toda regla que confirmará que esta es un banda llamada a grandes gestas y un diamante en bruto en la música instrumental que se va puliendo disco a disco.

Stay tuned !

Surflamingo en Fun House

Desde octubre del año pasado no se dejaban caer los Surflamingo por Madrid y eligieron para la ocasión una sesión matinal de esas que tanto nos gustan y que nos permiten confraternizar tras el concierto sentados en torno a una mesa compartiendo ideas, vivencias y anécdotas.

Así que se presentaron en Madrid estos “Trashing Surfers” (como decían ellos al anunciar el evento) con su apisonadora surf transformando cualquier tema en algo vertiginoso que se sabe como empieza pero no como acaba,  que sorpresa tras sorpresa y salto tras salto, se convierte en una montaña rusa que te deja exhausto.

Atención al inminente lanzamiento de su nuevo disco porque lo que presentaron el domingo es potentísimo.

Mención aparte a su merchandising, esas botas de vino en dos colores con su logotipo, que es marca de identidad y una declaración de intenciones

Durango For Kids

Sobreponiéndose a la ausencia de unos de sus guitarras (Joe), Durango 14 volvió a presentar en Madrid su espectáculo para niños en el que junto a dos actores hacen un recorrido por la música surf e instrumental en general y por su música en particular. Ya dije en la anterior ocasión que me parecía una iniciativa digna de elogio y que, sinceramente, creo que solo lo podían hacer ellos. Porque cuando se suben al escenario transmiten una energía que los niños captan inmediatamente y se crea una atmósfera brutal de complicidad y desenfreno.

Viendo a todos esos chavales, y algunos más talluditos, bailando como locos, uno todavía tiene esperanza en el futuro.

Los Tikis del Ritmo en el HDC Rockin’ Fest

No sé si esto es un halago muy ortodoxo, y si tal vez debería centrarme en otros aspectos más académicos y estrictamente musicales, pero quería contar que la veintena de niños que estaban presentes en el concierto y un servidor, disfrutamos como cabrones. Que, en pocas palabras, me lo pasé teta. Que los Tikis además tocan de puta madre, pues también, pero qué coño, a un concierto se va a bailar y a saltar. Y a un niño no le engañas: si no le gusta la música, la baila Rita.

Y el post-concierto, rodeado de buenos amigos y amantes de la música surf, irrepetible

The Gagarins en Fun House

Me encantan los grupos con un CONCEPTO GLOBAL (si se puede llamar así). Visual, estético, ideológico, lo que sea.  Te permite jugar con múltiples aspectos que configuran un todo más atractivo y original: elegir un uniforme, una determinada estética para los discos, los títulos de las canciones, una escenografía, e incluso las presentaciones de los temas en los conciertos. Para mí es fundamental como “imagen de marca”

The Gagarins han optado, hasta las últimas consecuencias y con evidente éxito, por la potente iconografía soviética. Y como tal sonaron en el Fun House, muy potentes. Como el tanque ruso T-34.