Lorenzo SURFER JOE en Fun House

A estas alturas no es un secreto que a mí Lorenzo me cae especialmente bien y que con él tengo una relación especial. Le estaré siempre agradecido por haber contado conmigo en un par de ocasiones para su festival, una para dar una charla sobre mis fotografías y otra como fotógrafo oficial. Además siempre se ha mostrado cariñoso y atento conmigo, dispuesto siempre a compartir algo de su tiempo en su ajetreado día a día.

Cuando voy a un concierto de Lorenzo sé que voy a poder charlar con él de cosas interesantes y siempre con la misma pasión por esta música, algo que nos une a los dos. La misma que pone él cuando entre canción y canción nos desgrana detalles técnicos y jugosas anécdotas, cuando nos bombardea con toda la reverb disponible y con el volumen más alto posible, siempre dispuesto a la palabra cariñosa con sus amigos y con los aficionados al surf.

El concierto en el Fun House para mí fue memorable. Técnicamente a altísimo nivel, purista en lo que hay que serlo y sabiendo acelerar el concierto cuando la ocasión lo requirió. Las versiones elegidas e interpretadas con el gusto habitual (increíbles las de los Astronauts y el Everybody Up con anécdota impagable a cargo de Randy Holden) y sus temas propios, brillantes y de categoría.  El batería (Pieter Dedoncker) y el bajista (Alessandro Quaglierini) dando la réplica con solvencia. Y solo lo siento por los que se perdieron una oportunidad única de ver a uno de los grandes en un concierto para mí ya inolvidable.

 

 

SURFER JOE en el SJSF 2019

Lorenzo, como buen anfitrión, siempre trata de buscar un hueco en el caos y el ajetreo del festival para ofrecernos su música. Para mí siempre ha sido una buena ocasión para  agradecerle sus desvelos y su buen hacer, y creo que el resto del público lo ve igual. En esa hora que está sobre el escenario le puedes ver feliz, haciendo lo que le gusta y con lo que disfruta. Mientras, nosotros disfrutamos de su maestría a la guitarra, del buen gusto que pone en sus composiciones, y de algo de lo que él siempre presume: que hay mucha reverb y suena muy alto.

 

LOS SEISIETE en el Fun House

Otra de las bandas que compartieron escenario en el Tiki Fest con Albert Ginés y sus Oceánicos y con los Sonoras fueron los Seisiete. Volvían al Fun House apenas un mes después de estrenarse allí durante el Mad Surf Stomp Festival. Después ha venido una mini-gira por tierras gallegas y en breve presentarán en directo en Delia Records su primer lanzamiento discográfico. Una carrera vertiginosa. Me alegro muchísimo por una banda a la que he visto, como quien dice, nacer,  y que siempre han demostrado pasión por esta música.

SURFONIANI en el SJSF 2019

Segundo show por parte de los italianos en el festival (y para mi gusto merecidísimo doblete por su persistencia y predisposición). En esta ocasión, pasando del escenario pequeño del Tiki Room al grande. Y a pesar de que a la hora de su concierto suele haber poca gente y de además era domingo (día en el que muchos asistentes han dejado ya el festival) los que estuvimos lo pasamos en grande porque sus actuaciones son una combinación perfecta, bien agitada, de calidad musical y de diversión asegurada.

LES PANCHES SURFERS en Costelo Club

Con la excusa de celebrar el Día de los Muertos asistimos a otra nueva entrega de la batalla de “Los Panches contra el aburrimiento”. Mimetizados en un ambiente de ultratumba, camuflados como muertos vivientes en un cementerio, durante una hora se encargaron de que el público (que llenaba la sala) no parara de bailar, e incluso animaron a los presentes a invadir el escenario. Borrachera de surf para sorpresa de los neófitos y deleite de los habituales.

Mención especial y enhorabuena a Paco Alonso Perdiguero, nuevo guitarrista de la banda que encima que se estrenaba lo hizo cubriendo (con nota) la baja temporal del bajista Gus.

KILLERS FROM SPACE en el SJSF 2019 (# 19)

Desde Maryland, la banda que en Facebook dice haber sido definida como “la parte dura de la coliflor en el triturador de basura”. Y vaya que si fueron duros, porque bajo un sol de justicia y de negro riguroso, nos golpearon con una apisonadora de sonido instrumental inconfundiblemente americano, a ratos un psicodélico viaje espacial a lomos de theremin y siempre sin concesiones y sin descanso.

Los Winston Lobo en la Higuera

A la espera del lanzamiento del próximo disco de los Winston Lobo y de la consiguiente presentación en el Gruta 77 el día 22 de Noviembre, y ávidos de algún adelanto que echarnos a la boca, nos fuimos de peregrinación hasta Hoyo de Manzanares, pueblecito en la ladera de la Sierra homónima. Nos atraía la música, cierto, pero no negaré que si quieres pasar un rato divertido, cervecitas, cachondeo, anécdotas jugosas, tontunas varias y risas aseguradas, tienes que contratar (o contar) con el Equipo A del Surf.

De todo esto hubo bastante, antes y después del concierto. Y aunque solo tocaron un tema del nuevo disco, también disfrutamos de la habitual solvencia y pericia interpretativa de una banda que pasa de los encasillamientos y los corsés, que cabalga por donde otros no se atreven o sencillamente no pueden, que se sube a un escenario a divertirse y a hacer felices a los que les ven, sin pararse a pensar que espera éste o que le gustaría a aquel otro. Juan, Dani, Ángel y Antonio, me ofrecen, cada vez que les veo, antes, durante y después de un concierto, lo que yo busco en la música y a veces me cuesta encontrar: DIVERSIÓN.