Los Winston Lobo en Moe Club​

Hacía un año que no veía a los Winston Lobo y los encontré en plena forma. Eligen un repertorio de versiones muy acertado y mejor interpretado y le dan un rollete muy divertido. También tocan algún tema propio que no desmerece a los ajenos y que a mí me encantan. Un grupo llamado a mayores empresas y que espero que vayan consiguiendo, porque ¡qué coño! ¡son unos tíos de puta madre!

 

los Tikis del Ritmo en Delia

Otra matinal en Delia de esas que tanto nos gustan, que permiten acudir a los que no lo pueden hacer en horarios nocturnos y además con la ventaja de poder ir con niños y que aprendan qué puñetas es esto de la música surf e instrumental. Y los Tikis del Ritmo lo petaron, con el local a tope; tanto que si me descuido no pillo sitio para hacer las fotos.

Por supuesto, porque es seña de identidad, divertidos y vibrantes. IMPOSIBLE ABURRIRSE

Los Tikis del Ritmo en Fotomatón

Los Tikis siguen añadiendo conciertos a su equipaje, mejorando en cada nueva ocasión, y ya ofreciendo su primer tema propio (que a mí me encantó y promete cosas muy interesantes). Por supuesto no faltó el cachondeo que les caracteriza y el tequila a raudales.

Mención especial al detallazo de dedicarme el tema Travel. Alberto en esta ocasión con unas palabras que demostraron que tiene un corazón que no le cabe en el pecho, y los cinco, todos unos grandísimos tipos.

Durango 14 en Gruta 77

Ver a este banda diecinueve veces en directo me convierte en el mayor experto mundial sobre Durango 14 (ex aequo con mi mujer). Desde mi privilegiada atalaya puedo afirmar, sin temor a equivocarme y con conocimiento real de causa, que mejoran con cada concierto. Que su nuevo batería le pega de lujo,  y que están en un estado de forma que superan hasta la gripe traicionera  que trajo Joe consigo. Y de la que seguramente mejoraría, gracias a la sudada que se pegaron en el escenario.

Juanita Banana en Gruta 77

Vaya si nos lo pasamos bien con Juanita Banana (qué precioso nombre homenaje a Luis Aguilé -entre otros-). Aunque no es estrictamente un grupo instrumental y tienen un toque garagero muy marcado, sí interpretaron varios temas sin voces e incluso surf (como Surf Rider), dentro de su repertorio de versiones de clásicos. A mí, por mi parte, me gustaron más sus propios temas, destacando uno con el que me identifico al cien por cien, y que parece escrito para mí “¡A procrastinar”.

Procrastinar: acción o hábito de retrasar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras situaciones más irrelevantes o agradables.