LOS WINSTON LOBO en el Gruta 77

22 noviembre 2019

Por fin asistimos a la esperada presentación del nuevo disco de los Winston Lobo, “Las increíbles aventuras de los Winston Lobo”. Lo primero que llama la atención es el espectacular y cuidado diseño del CD. Amarillos, rojos, azules y negros, explosión de vivos colores coronados por la ilustración creada por el batería de la banda, Ángel Rodríguez Robles, cuya interesantísima obra pictórica os recomiendo conocer. El divertido libreto interior muestra con quién te estás viendo las caras, cuatro tipos aventureros y un poco golfos, que se atreven con todo, incluyendo por supuesto el mezclar en un mismo disco estilos e influencias musicales sin complejos y sin límites.

El álbum tiene un sonido espectacular, sorprendiendo cómo suena esa batería, con un aire retro que me encanta y que se nota que está curradísima en la ejecución y la producción. El bajo de Dani Masa galopa junto a la batería, formando una de las bases rítmicas más potentes que se pueden escuchar hoy en día en el panorama instrumental. El disco no da tregua a lomos de sus dos guitarras, Antonio y Juan, Juan Cabrero y Antonio Cortés, que se muestran muy cómodos en los caminos que van explorando, surcando diferentes tempos y ambientes, seguros de sus posibilidades, convencidos de lo que tienen para mostrar. Y es de agradecer que todos juntos se quiten los corsés que constriñen al género instrumental y se pongan como única regla estricta el que el oyente no se aburra ni se duerma a la tercera canción.  Paradigma de estas transgresiones son, para mí, los temas Noche de Brujas, Tiempos Modernos y La Vuelta a Casa, cuyos estilos me resulta imposible definir ni encasillar.

Sobre el concierto decir que la entrada, tratándose de un concierto instrumental, fue realmente buena, y superó con creces el número habitual de los habituales de la escena. La noche fue a más, en un crescendo increíble, con una retroalimentación entre público y banda que se da raramente en esta escena. Por momentos, se lanzaban los cuatro a tumba abierta, levantando el pie del freno y sonando como una verdadera apisonadora (fueron estos los momentos que más me gustaron, aquellos en los que se soltaban la melena y daban rienda suelta a todo su potencial). Al final, no sabías si estabas en un concierto de una banda surf o  de un combo punk, si a los pogos que se bailaron al final nos atenemos. Buena culpa de esto la tiene el hecho de que junto a sus temas propios eligieron unas versiones que,  independientemente de que las tocan con gran pericia, son sumamente atractivas y divertidas para el público que gasta su dinero y sale de su casa en una noche de lluvia y lo que quiere es disfrutar y sudar al máximo. Y eso lo hicimos, vaya que si lo hicimos

ALBERT GINÉS Y SUS OCEÁNICOS en Gruta 77

Si cierro los ojos y pienso en el concierto del viernes en el Gruta, lo que me viene a la cabeza es la imagen de Albert Ginés también con los ojos cerrados, ensimismado en su música, en su propio mundo, en el que habitan paisajes exóticos, cabezas tikis y Mai Tais. Y veo a sus dos compañeros, Clara y Alberto, como fieles escuderos guardándole las espaldas. Y eso es lo que creo que transmitieron en directo, la materialización de las ideas que les bullen por su cerebro, puesta en escena de otros mundos lejanos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAalbert_gines_pablo_medrano_surfmusicphotography-16albert_gines_pablo_medrano_surfmusicphotography-17albert_gines_pablo_medrano_surfmusicphotography-18albert_gines_pablo_medrano_surfmusicphotography-20albert_gines_pablo_medrano_surfmusicphotography-19OLYMPUS DIGITAL CAMERAalbert_gines_pablo_medrano_surfmusicphotography-21OLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERA

LOS SEISIETE en Delia Records

Presentación del esperado primer disco de los Seisiete y éxito rotundo de público. En un Delia Records a reventar, defendieron su repertorio que cada vez se desprende más de versiones de temas ajenos y se llena de sus temas propios, entre los que hay algunos de mucho mérito, como Raining Cats & Dogs y Nobita Dream Beach. Para la ocasión estrenaban un par de canciones nuevas, Montesa y Kannion Surf, este último ciertamente innovador internándose en sonidos discotequeros.

Enhorabuena a la banda por este reconocimiento merecido que tiene que ser la antesala de mayores éxitos a los que sin duda llegarán, como hasta ahora, a través del trabajo, el sacrificio y manteniendo los pies en el suelo. Y ahí estaremos para contarlo.

 

LOS SEISIETE en el Fun House

Otra de las bandas que compartieron escenario en el Tiki Fest con Albert Ginés y sus Oceánicos y con los Sonoras fueron los Seisiete. Volvían al Fun House apenas un mes después de estrenarse allí durante el Mad Surf Stomp Festival. Después ha venido una mini-gira por tierras gallegas y en breve presentarán en directo en Delia Records su primer lanzamiento discográfico. Una carrera vertiginosa. Me alegro muchísimo por una banda a la que he visto, como quien dice, nacer,  y que siempre han demostrado pasión por esta música.

LES PANCHES SURFERS en Costelo Club

Con la excusa de celebrar el Día de los Muertos asistimos a otra nueva entrega de la batalla de “Los Panches contra el aburrimiento”. Mimetizados en un ambiente de ultratumba, camuflados como muertos vivientes en un cementerio, durante una hora se encargaron de que el público (que llenaba la sala) no parara de bailar, e incluso animaron a los presentes a invadir el escenario. Borrachera de surf para sorpresa de los neófitos y deleite de los habituales.

Mención especial y enhorabuena a Paco Alonso Perdiguero, nuevo guitarrista de la banda que encima que se estrenaba lo hizo cubriendo (con nota) la baja temporal del bajista Gus.

Los Winston Lobo en la Higuera

A la espera del lanzamiento del próximo disco de los Winston Lobo y de la consiguiente presentación en el Gruta 77 el día 22 de Noviembre, y ávidos de algún adelanto que echarnos a la boca, nos fuimos de peregrinación hasta Hoyo de Manzanares, pueblecito en la ladera de la Sierra homónima. Nos atraía la música, cierto, pero no negaré que si quieres pasar un rato divertido, cervecitas, cachondeo, anécdotas jugosas, tontunas varias y risas aseguradas, tienes que contratar (o contar) con el Equipo A del Surf.

De todo esto hubo bastante, antes y después del concierto. Y aunque solo tocaron un tema del nuevo disco, también disfrutamos de la habitual solvencia y pericia interpretativa de una banda que pasa de los encasillamientos y los corsés, que cabalga por donde otros no se atreven o sencillamente no pueden, que se sube a un escenario a divertirse y a hacer felices a los que les ven, sin pararse a pensar que espera éste o que le gustaría a aquel otro. Juan, Dani, Ángel y Antonio, me ofrecen, cada vez que les veo, antes, durante y después de un concierto, lo que yo busco en la música y a veces me cuesta encontrar: DIVERSIÓN.

Les Panches Surfers en el Quasimoto 2019

He tenido la suerte de poder compartir con los Panches Surfers los momentos, previos y posteriores, a sus tres últimos conciertos, incluyendo uno un Úbeda y este último en Burriana. Podríamos decir que he sido un corresponsal de guerra en “las guerras surf”, participando en las espartanas previas a sus actuaciones. Lo que me he encontrado es una banda con un nivel de profesionalidad máxima, un compromiso con la música y quien les contrata insuperable y una entrega a el público (les conozca o no) a prueba de bombas.  Bueno, tampoco han faltado risas y cachondeo, que no somos monjes.

El resultado de esto es que cuando Les Panches Surfers salen al escenario sabes que lo van a dar todo por esta música, como hicieron en el Quasimoto. Aquellos que no les conocían, se sorprendieron disfrutando con una banda entregada, impresionante en directo a la vez que muy divertida. Los que les conocemos,lo pasamos en grande, porque descontado el sacrificio y la profesionalidad, disfrutamos siempre de su categoría como músicos.