LES PANCHES SURFERS en la TETERÍA (Úbeda)

Embaucados por los cantos de sirena de Eloy y Raquel, corazón y razón de la iniciativa REc, y por la amistad que nos une con los Panches, nos lanzamos hacia Despeñaperros con el coche cargado de trastos innombrables e ilusiones desbordadas.

La experiencia fue de las que marcan, la gente maravillosa y el fin de semana inolvidable. Los Panches se dieron de bruces con un público que estaba ávido por danzar, saltar y sudar. Y eso es lo que prometen y siempre cumplen estos madrileños: con ellos danzas, saltas y sudas. Pero además disfrutas de unos temazos propios de nivel “Virgen Extra”.

 

THE SONORAS (SJSF 2019 # 18)

Los Sonoras, embarcados en una gira por Europa, tomaron al asalto el escenario del Tiki Room y consiguieron reavivarme, agotado por un largo día de conciertos y calor.

Sus preciosas melodías, sus temas que avanzan y evolucionan casi sin darte cuenta, de larga duración pero que no cansan y su actitud en el escenario que fue in crescendo, les convirtieron, para mí y sin duda, en la sorpresa  y en los grandes triunfadores del festival.

INSECT SURFERS (SJSF 2019 # 16)

Cuarenta años con una banda en activo no los cumple cualquiera, y si además la música que interpreta es instrumental, la cosa se pone a nivel de los trabajos de Hércules.

Dave Arnson (que aprovechó esta edición para contar sus experiencias durante estos cuarenta años) estuvo acompañado para la ocasión de Jonpaul Balak, Lorenzo Baldambrini y Eric Penna, y brindó un concierto de los que te dejan impresionado por la calidad de las composiciones y por su originalidad.

Dave, además, es un tipo genial, verdadero animador con su actitud y personalidad de las ediciones del festival a las que acude, ocurrente y siempre con una sonrisa.

 

 

Los Daytonas en María Bonita (14.07.2019)

Sí, lo sé, no soy objetivo ni imparcial. Para mí cada acústico o semiácústico de los Daytonas es una experiencia única. Me encanta. Veo y escucho a una banda conjuntada, seria, segura de lo que hace, que progresa en cada concierto y que cada día defiende con más dignidad su repertorio. Hay muchos caminos en el viaje de la música surf e instrumental, y el que escogieron los Daytonas es empinado y pedregoso, pero provoca, como no lo hacen otros, la satisfacción de ir quemando etapas con éxito.

Mención especial a la gente de María Bonita Taco Bar por lo bien que nos trataron y a nuestros compañeros de mesa, Juan, Eloy y Raquel, con los que pasamos una jornada de lujo.