LES PANCHES SURFERS en Costelo Club

Con la excusa de celebrar el Día de los Muertos asistimos a otra nueva entrega de la batalla de “Los Panches contra el aburrimiento”. Mimetizados en un ambiente de ultratumba, camuflados como muertos vivientes en un cementerio, durante una hora se encargaron de que el público (que llenaba la sala) no parara de bailar, e incluso animaron a los presentes a invadir el escenario. Borrachera de surf para sorpresa de los neófitos y deleite de los habituales.

Mención especial y enhorabuena a Paco Alonso Perdiguero, nuevo guitarrista de la banda que encima que se estrenaba lo hizo cubriendo (con nota) la baja temporal del bajista Gus.

KILLERS FROM SPACE en el SJSF 2019 (# 19)

Desde Maryland, la banda que en Facebook dice haber sido definida como “la parte dura de la coliflor en el triturador de basura”. Y vaya que si fueron duros, porque bajo un sol de justicia y de negro riguroso, nos golpearon con una apisonadora de sonido instrumental inconfundiblemente americano, a ratos un psicodélico viaje espacial a lomos de theremin y siempre sin concesiones y sin descanso.

Los Winston Lobo en la Higuera

A la espera del lanzamiento del próximo disco de los Winston Lobo y de la consiguiente presentación en el Gruta 77 el día 22 de Noviembre, y ávidos de algún adelanto que echarnos a la boca, nos fuimos de peregrinación hasta Hoyo de Manzanares, pueblecito en la ladera de la Sierra homónima. Nos atraía la música, cierto, pero no negaré que si quieres pasar un rato divertido, cervecitas, cachondeo, anécdotas jugosas, tontunas varias y risas aseguradas, tienes que contratar (o contar) con el Equipo A del Surf.

De todo esto hubo bastante, antes y después del concierto. Y aunque solo tocaron un tema del nuevo disco, también disfrutamos de la habitual solvencia y pericia interpretativa de una banda que pasa de los encasillamientos y los corsés, que cabalga por donde otros no se atreven o sencillamente no pueden, que se sube a un escenario a divertirse y a hacer felices a los que les ven, sin pararse a pensar que espera éste o que le gustaría a aquel otro. Juan, Dani, Ángel y Antonio, me ofrecen, cada vez que les veo, antes, durante y después de un concierto, lo que yo busco en la música y a veces me cuesta encontrar: DIVERSIÓN.

Les Panches Surfers en el Quasimoto 2019

He tenido la suerte de poder compartir con los Panches Surfers los momentos, previos y posteriores, a sus tres últimos conciertos, incluyendo uno un Úbeda y este último en Burriana. Podríamos decir que he sido un corresponsal de guerra en “las guerras surf”, participando en las espartanas previas a sus actuaciones. Lo que me he encontrado es una banda con un nivel de profesionalidad máxima, un compromiso con la música y quien les contrata insuperable y una entrega a el público (les conozca o no) a prueba de bombas.  Bueno, tampoco han faltado risas y cachondeo, que no somos monjes.

El resultado de esto es que cuando Les Panches Surfers salen al escenario sabes que lo van a dar todo por esta música, como hicieron en el Quasimoto. Aquellos que no les conocían, se sorprendieron disfrutando con una banda entregada, impresionante en directo a la vez que muy divertida. Los que les conocemos,lo pasamos en grande, porque descontado el sacrificio y la profesionalidad, disfrutamos siempre de su categoría como músicos.

The Longboards en el Quasimoto 2019​

¿Verdad que habría sido bonito poder vivir la época de las fiestas en las playas californianas en la década de los sesenta? Surfers, música surf, chicas en bikini, cerveza y sol. Un sueño para muchos.

A ese sueño nos vimos transportados en la playa de Burriana, durante la actuación de The Longboards. No se podría haber elegido una banda mejor para revivir esa época, por su concepción de la música surf, del clasicismo interpretativo y del conocimiento musical  de la época. Pero además es que, para mi gusto,  es el grupo actual que mejor interpreta (y vive) esa cultura, haciéndola parte de su día a día. Si una banda podía disfrutar de un concierto en la playa rodeado de surfers y cervezas además de cabalgar unas buenas olas, esa era The Longboards. Si una banda de música surf puede vivir a tope un festival surfer, esa es The Longboards. Si una banda podía hacer feliz a los surfers que acudieron a las playas de Burrifornia, esa era The Longboards.

Y su entrega hasta la extenuación bajo el sol, complaciendo al público que pedía más y más, fue la mejor prueba de que público y músicos fueron, juntos y por una vez, un breve, brillante e inolvidable recuerdo de lo que fue la explosión del surf en California.

 

CHEWBACCA’S en el Quasimoto 2019

Un concierto de Chewbacca’s es una experiencia única para los que gustamos de la música instrumental que explora otros mundos y otras galaxias cercanas y lejanas, para los que nos aburrimos con los sobados ritmos repetidos cual autómatas. Arriesga si quieres ganarte el respeto aunque lo que ganes sea incomprensión.

Y lo que ocurrió con esta apuesta en el Quasimoto es que la banda ofreció un concierto que será recordado durante años por los amigos de la Resistencia y también por los enemigos del Imperio. Con sus uniformes impolutos y su theremin rescatado en alguna incursión más allá de Orión nos apresaron en su mundo de anfetaminas, cerebros destrozados, radioactividad, mensajes amenazantes, wookies danzarines, experimentos repetidos de final incierto, invasores invisibles, prisioneros en planetas desolados, banderas negras y surf sobre una marea humana