THE LONGBOARDS en El Junco

Lo malo de estar tres años sin ver a una de las mejores bandas del panaroma surf español y mundial, es que la espera se hace interminable. Lo bueno, que cuando les ves, la sensación es inigualable, un subidón incomparable. Y si además lo que ves es mejor que lo que vistes, y presentan un disco que es una bomba, merece la pena todo el tiempo transcurrido.

Únele a lo dicho que volverme a encontrar con Alfredo, uno de los tipos más apasionados, divertidos e íntegros que conozco es para mí todo un regalo, y que además vino acompañado de un batería y un bajista que son verdaderas bestias (Iván Santa Bárbara y el misterioso Toxic Avenger)  y tendrás una noche como la que yo viví, inolvidable, repleta del mejor surf clásico y con solera.

Próxima parada, Quasimoto.

JUANITA BANANA en el HDC 843 Rockin Fest

La mañana se presentó lluviosa y con malos augurios. Media hora antes del concierto, el público se refugiaba bajo una carpa. De repente, dejó de llover, se abrieron las nubes y empezó a brillar un sol espléndido. ¿Casualidad? Supongo. El caso es que me alegré enormemente por las Juanita Banana, porque merecen que les pasen cosas bonitas, porque ellas lucen siempre una sonrisa ante cualquier adversidad y sabes que si vas a un bolo suyo, tú también vas a acabar con una sonrisa. Llamadme superficial, pero yo a los conciertos voy a divertirme. Y con Juanita Banana, vaya si me divierto.

Ante el público motero fueron desgranando sus instrumentales, sus potentes versiones y sus ya clásicos tan pegadizos que nos dejan ansiosos de escuchar sus nuevos temas. Bailes, locas coreografías, risas, tiburones y por encima de todo, un sonido de primera y calidad a prueba de rayos y centellas.

 

DURANGO 14 en el HDC 843 Rockin Fest

Se presentaron Durango 14 en Leganés para abrir el festival HDC 843 ante un público acostumbrado a otros sonidos diferentes y que suelen necesitar de cantante. Pero la descarga de surf & roll espeso fue tan brutal, que los asistentes, de cuero de pies a la cabeza, no echaron de menos el acompañamiento vocal y vibraron y disfrutaron con la que fue apertura de lujo para el festival.

La banda está tan bien engrasada, como el motor de una buena Harley, que no se notó la ausencia del que es el batería habitual y se lanzó a interpretar dos de los temas de su nuevo disco (Gigante Panamericana) que se presentará la semana que viene en Delia Records. Uno de ellos, Malparío, es, para mí, uno de los bombazos del año: puro Durango 14, puro mestizaje y coctelera bien agitada.

 

LES PANCHES SURFERS en la TETERÍA (Úbeda)

Embaucados por los cantos de sirena de Eloy y Raquel, corazón y razón de la iniciativa REc, y por la amistad que nos une con los Panches, nos lanzamos hacia Despeñaperros con el coche cargado de trastos innombrables e ilusiones desbordadas.

La experiencia fue de las que marcan, la gente maravillosa y el fin de semana inolvidable. Los Panches se dieron de bruces con un público que estaba ávido por danzar, saltar y sudar. Y eso es lo que prometen y siempre cumplen estos madrileños: con ellos danzas, saltas y sudas. Pero además disfrutas de unos temazos propios de nivel “Virgen Extra”.

 

THE SONORAS (SJSF 2019 # 18)

Los Sonoras, embarcados en una gira por Europa, tomaron al asalto el escenario del Tiki Room y consiguieron reavivarme, agotado por un largo día de conciertos y calor.

Sus preciosas melodías, sus temas que avanzan y evolucionan casi sin darte cuenta, de larga duración pero que no cansan y su actitud en el escenario que fue in crescendo, les convirtieron, para mí y sin duda, en la sorpresa  y en los grandes triunfadores del festival.