Los Daytonas en HDC 843 Rockin Fest

Y el domingo, turno para los Daytonas. Con otro bajista diferente y sonando muy bien en su primera ocasión en que actuaban a cielo abierto. Ante bastante público fueron desgranando temas antiguos, nuevos y clásicos, temas western, exótica, clásicos de sus queridos Shadows, una versión del Questioningly de los Ramones,y alguna primicia del que será su próximo disco y que esperamos con grandes expectativas. Todo un éxito que dejó muy satisfecho a un público en gran parte no muy acostumbrado a la música surf. Además, tuvieron el bonito detalle de dedicarnos a mi mujer y a mí un temazo.

 

 

 

 

 

 

Durango 14 en HDC 843 Rockin Fest

Sábado a la una del mediodía, bajo un sol de justicia. Un batería de emergencia por causa de fuerza mayor. Un bajista con bajo prestado porque algún malnacido amigo de lo ajeno hizo de las suyas unas horas antes. Y aún así, con todo en contra, remando contra la corriente, otra master class de Surf & Roll Espeso.

David Marks & Els A-phonics

David Marks, el “Beach Boy perdido”, se presentó en la Sala Galileo con una banda de muchísimos quilates, Els A-phonics con el refuerzo de Fernando Pardo. Ante una sala a rebosar, y con un público entregadísimo de todas las edades, fueron cayendo temas clásicos de los Beach Boys, (que enloquecieron a los asistentes) como Surfin’ Safari, Surfin’ USA, o Barbara Ann, clásicos de otros grupos también interpretados por los Beach boys como Summertime Blues o Do You Wanna Dance, y algunos de la época de los Marksmen como la tremenda Sheriff of Noddingham.

En suma, una oportunidad de oro para ver a una leyenda viva, y además comprobar que la música surf, representada por los A-phonics y Fernando Pardo, goza de una buenísima salud con relevos de calidad, y si se le da una oportunidad y se hacen las cosas bien, tiene mucho tirón y un numeroso público potencial.

The Mullet Monster Mafia en Surfer Joe (#8)

La banda brasileña  ofreció en Livorno una respuesta brutal a la típica pregunta “¿qué es la música surf?” y distinta a la también típica de “como los Beach Boys pero sin cantar”

Formada en 2009 en Piracicaba (Sao Paulo), presentan una amalgama de surf, punk y trash metal que es original, fresca y rompedora. Reconozco que no es apropiada para todos los oídos, especialmente para los más puristas, pero es esta senda que abren los brasileños lo que puede hacer de la música surf algo poliédrico que puede atraer a nuevos públicos e inyectar sangre joven a la escena instrumental.

Los que como yo nos hemos criado con los acordes más salvajes del punk y el rock and roll, (y no nos avergonzamos), agradecemos que de cuando en cuando los tonos negros y la cerveza se abran paso entre camisas hawaianas y exóticos cócteles.